martes, 6 de noviembre de 2012

Tres ciudadanos extranjeros de Thawra y CEAS son expulsados de El Aaiún


Hoy, 6 de noviembre de 2012, a dos días de que se cumpla el segundo aniversario del brutal desalojo de Gdeim Izik, por parte de las fuerzas marroquíes, el Régimen ocupante marroquí no quiere testigos en El Aaún.

Ayer, tres activistas pertenecientes a Sahara Thawra y CEAS intentaron entrar a El Aaiún desde Marraquech, tras muchos impedimentos por parte del personal de las compañías de transporte y tras denegarles el pasaje en más de tres ocasiones, alegando falta de plazas, consiguieron tomar uno de ellos con dirección a la ciudad ocupada de El Aaiún.

Los tres activistas son dos vascos, Amancay Villalba e Íñigo Gutiérrez; y un gallego, Adrián Gallero.

La entrada a la ciudad se ha producido a las 14:45h hora española e inmediatamente, los tres se dirigieron a la casa del activista saharaui y expreso político Hussein Ndur, donde su familia les estaba esperando con ilusión.

A las 16h se ha presentado en la vivienda el Cabildo, el jefe de la policía y un delegado del gobierno; rodeados por más de cuarenta agentes civiles de policía y un furgón repleto de policías uniformados exigiendo la salida inmediata de los tres extranjeros.

Durante más de media hora han amenazado a la familia Ndur con que si no sacaban a los extranjeros fuera de la casa, iban a entrar ellos a sacarles.

Finalmente, tras intentar resistir por todos los medios y aumentando el tono de las amenazas por parte de los agentes marroquíes y el grado de agresividad de las mismas, los 3 activistas extranjeros han sido expulsados.

video
 
https://www.youtube.com/watch?v=Kuupe9YpDFA&list=UUy9vkn-K_D6ipT7W2tQyjLQ&index=1&feature=plcp

Una vez que  salieron de la casa, los agentes y cargos del gobierno marroquí les pararon mas de media hora en la calle para negociar con ellos, al final les dijeron que no hay problema pero que no pueden estar con una familia y que se tenían que ir a un hotel.

Cuando los extranjeros accedieron, les trajeron un taxi y les subieron en él diciéndoles que le llevaba a un hotel. El taxi no paró hasta las afueras de la ciudad justo en el control policial del norte de El Aaiún.

Tras bajarles del taxi a los tres, han permanecido retenidos en el control policial sin que pudieramos explicarnos qué pretendían con esta actitud.

A ellos se les unió una ciudadana española que venía en un autobús que entraba en ese momento en la ciudad de El Aaiún, a la que han bajado del autobús y la han juntado con ellos.

En estos momentos, 17h, acaban de subir a un taxi a los tres ciudadanos extranjeros pertenecientes a Thawra y CEAS y van de camino a Marruecos, con un coche de la policía marroquí tras ellos.

A la ciudadana española que han parado en el mismo control donde estaban ellos no la han subido al mismo taxi y lo único que sabemos es que la han dejado en el control mientras a ellos les expulsaban definitivamente.

Es evidente que, tras la visita del enviado de la ONU, Cristopher Ross, y la violencia con la que el Régimen marroquí ha dado respuesta a las manifestaciones en favor de la autodeterminación y los DDHH, que ha realizado la población saharaui durante la misma, el Régimen de ocupación marroquí no quiere más testigos.

A dos días de que se cumpla el segundo aniversario del brutal desmantelamiento de Gdeim Izik, el Régimen ocupante marroquí no quiere que pueda filtrarse ninguna información más que contribuya a seguir poniendo en evidencia las violaciones constantes de DDHH y la represión que ejerce Marruecos contra la población saharaui.

Seguimos la lucha!!!!

Seguiremos informando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario